Policiales y Judiciales 
Martes 14 de agosto de 2007
Un ciclista, en barrio Santa Ana
Sufrió la fractura de dos vértebras en una colisión
El herido es un hombre de 59 años que chocó con un auto en una esquina en barrio Santa Ana
Policías y Bomberos junto al herido antes del traslado al Hospital

Gravísimas lesiones sufrió durante las primeras horas de la tarde de ayer un ciclista al colisionar contra un auto en barrio Santa Ana, informaron la Policía y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios.
El accidente se produjo minutos después de las 13 en el cruce de las calles República de Israel y José Martí, en el mencionado sector, donde por causas que no se dieron a conocer chocaron un auto y la bicicleta en la que se movilizaba Jorge Pérez, de 59 años de edad, domiciliado en Quito 40, en barrio Bello Horizonte.
El hombre fue asistido en el lugar por personal de Bomberos, en una de cuyas ambulancias poco después fue trasladado al Hospital Regional Pasteur, donde se constató que había sufrido la fractura de la tercera y cuarta vértebra lumbar.
Pérez se desplazaba sobre una bicicleta tipo paseo, cuando se embistió con el Ford Ka, patente BTS 685, a cuyo volante se encontraba Marta Ofelia Ichusen, residente en Bruno Ceballos 132, departamento 16.

Motociclista

En tanto, en otro accidente que se registró a las 18.15 en bulevar Alvear al 250, resultó lesionada y debió ser trasladada al nosocomio de calle Mendoza una mujer que se conducía en una moto.
Se trata de Luciana Gigena, de 30 años, con domicilio en Colabianchi 1552, quien se movilizaba en la Honda XRL, dominio 306 BYX.

Un joven

Durante la tarde del domingo pasado, a su vez, un joven que conducía un auto sufrió lesiones de distinta consideración al colisionar con otro rodado similar en la esquina de Marcos Juárez y Deán Funes, en el centro de Villa Nueva.
Maximiliano Martín, de 18 años, que vive en Belgrano 1125, debió ser trasladado al Hospital Comunitario de la vecina ciudad, luego que al comando del Fiat 147, dominio SYX 660, chocó contra el Renault 9, matrícula TAO 015, que manejaba Héctor Aquino, de 50, afincado en San Martín 726.

Chicos heridos

En tanto, la Unidad Departamental informó durante la víspera que dos de los cuatro adolescentes accidentados en horas de la tarde del domingo pasado, en un hecho que se registró en Salto Grande y Puerto Rico, sufrieron serias lesiones que fueron calificadas “graves” por el médico policial.
Se trata de una chica de 14 años, domiciliada en Paraguay 771, y de un menor de igual edad, afincado en Aconquija 350, quienes resultaron con fractura de fémur izquierdo y derecho, respectivamente.
Los adolescentes se movilizaban junto a otros tres allegados en dos motos, cuando al llegar a la mencionada intersección colisionaron con el Fiat Duna, chapa TYF 005, que guiaba Jorge Tisera, de 51, radicado en Sabattini 1171.


Juicio por jurado - Asesinato de Teresa Guidolín de Bossio
“Lito no estaba jodón como siempre”, afirmó un testigo
Un familiar del coimputado Ceferino Mercado admitió haberlo visto “nervioso e intranquilo” el día siguiente del crimen. Mañana se realizará una reconstrucción del hecho en La Playosa
Figueroa (izquierda) y Mercado, presuntos homicidas de Teresa Guidolín de Bossio (al centro)

“Ese 24 de diciembre a la noche pasé por lo de Mercado y me invitaron a comer un cordero; a Lito lo vi nervioso, serio, intranquilo... no estaba jodón como siempre”.
La frase es parte de la declaración prestada ante la Justicia por el trabajador rural playosense Luis Héctor Mercado, primo lejano de Ceferino Solano Mercado, acusado como presunto coautor del alevoso crimen de Teresa Ricardina Guidolín de Bossio, de 82 años.
Después de algunos titubeos iniciales, que hicieron presagiar que se repetiría la historia de la semana pasada (testigos olvidadizos, ebrios y mendaces), el deponente terminó ratificando íntegramente aquel testimonio prestado ante el fiscal que instruyó la causa, Gustavo Atienza.
Luis Mercado, conocido como “Limón” entre sus allegados y algunos vecinos de La Playosa, fue el último de los cinco testigos que comparecieron ayer en la Sala de Remates de los Tribunales de Villa María, donde se está sustanciando el juicio por jurado que se les sigue a Ceferino y a Marcelo Luis Figueroa por la presunta comisión del delito de “homicidio calificado por alevosía y críminis causa”.
En efecto, previo a su declaración habían testimoniado Olga Teresa Martínez, Alberto Bernabé Tello, Juana Adriana Ponce y Gustavo Roberto Clot, todos habitantes playosenses que estaban citados para la sexta audiencia de debate de este proceso.

“A Figueroa lo vi preocupado”

A diferencia de lo que luego dijo “Limón” Mercado, Clot sostuvo que durante la tarde de aquel 24 de diciembre de 2005 (día posterior al crimen) vio a Figueroa “mal, preocupado”, y que cuando llegó la Policía, el acusado se fue raudamente de la casa de Ceferino Mercado, donde alrededor de una docena de personas compartían las horas previas a la llegada de la Navidad, jugando a las bochas y tomando vino, a la espera del cordero a la parrilla que compartirían esa Nochebuena.
“A Figueroa lo vi mal, lo vi preocupado”, precisó el testigo, luego de admitir que es amigo de Ceferino “desde chico”, y que al otro acusado lo conoce “de cuando llegó al pueblo”.
Primero Gustavo Clot y luego Luis Mercado, fueron los testigos más significativos de la víspera, ya que los restantes sólo aportaron datos complementarios de la causa.
Olga Martínez dijo que, bastante tiempo antes, le había regalado un monedero a la víctima del hecho, “porque siempre tenía el dinero en la mano o en un pañuelito”. Agregó que “a esa señora la respetaba y la quería mucho”, que a Ceferino lo conoce “del pueblo” y que a Figueroa nunca lo había visto.
En tanto, Alberto Tello y su esposa Juana Ponce, cada uno a su turno, coincidieron que al caer la tarde del 23 de diciembre “había mucha gente jugando a las bochas” en el patio de la casa de Pablo Luna, que colinda con la vivienda que ocupaba la octogenaria en el extremo norte de La Playosa.

Mañana van a La Playosa

La séptima jornada de este trascendental juicio se llevará a cabo recién mañana y tendrá como escenario la localidad de La Playosa, donde se constituirá el tribunal junto a los 12 miembros del jurado popular, el acusador público y los defensores de ambos imputados.
A solicitud del fiscal Francisco Márquez, el juez René Gandarillas confirmó ayer que se había dispuesto realizar una inspección ocular y reconstrucción del hecho en la casa donde se produjo el asesinato, ubicada en San Juan 925 de aquella población.
A las 17, las partes se reunirán frente a la sede tribunalicia, desde donde partirán (en algunos vehículos particulares y un pequeño colectivo para los jurados) rumbo a La Playosa, ya que una hora después se constituirán en el lugar del crimen.
También se inspeccionará la habitación que ocupaba Figueroa, en otro sector del pueblo, y se aguardará que anochezca para verificar la iluminación existente en la manzana donde se encuentra la vivienda de la víctima y la del testigo Luna.

Ultimos testigos

En tanto, para el viernes está previsto receptar los últimos siete testimonios. En la ocasión comparecerán los vecinos playosenses Jorge Luis Tello, Horacio Miguel Canalis, Edgar Olcelli (secretario de Gobierno de La Playosa) y Enrique Semenzín; el villanovense Edgar David Ceballos; Mariana Paola Castro, de Villa María, y el médico forense Eugenio Martínez, de Bell Ville.
Cabe señalar que Olcelli, Semenzín y Martínez fueron convocados como nuevos testigos de la causa.
De no mediar cambios de último momento, se estima que los alegatos quedarán para el martes (el lunes es feriado) y es posible que la sentencia se conozca ese mismo día o durante la jornada siguiente.


Habría mentido “porque lo presionaron”
Recuperó la libertad el testigo Carlos Calderón
Tras permanecer tres días entre rejas, recuperó ayer la libertad el testigo Carlos Dante Calderón, quien había sido detenido sobre el filo del mediodía del viernes pasado, acusado de haber mentido en la quinta audiencia del juicio que se les sigue a Ceferino Mercado y Marcelo Figueroa.
Calderón, un empleado rural de 60 años, domiciliado en Tucumán y Buenos Aires, en la localidad de La Playosa, fue procesado como presunto autor de “falso testimonio calificado”, delito que es castigado con prisión de uno a 10 años.
Sobre el particular, como el mínimo de la pena es inferior a tres años, se trata de un ilícito excarcelable; de todos modos, el mendaz testigo carece de antecedentes judiciales, circunstancia que le permitió quedar en libertad pese a la causa que se inició en su contra.
Calderón fue indagado el mismo viernes por el fiscal de Instrucción de turno, Daniel Del Vö, siendo asistido por la asesora letrada María Cristina Rivera de Cerutti, y quedó alojado en la Comisaría de Distrito local.
Alrededor de las 13 de ayer, el propio fiscal ordenó la libertad del acusado, quien posiblemente deberá responder por el delito que se le atribuye en un juicio oral y público que se sustanciará oportunamente en los Tribunales de esta ciudad.
Según confió a EL DIARIO un familiar, Calderón habría declarado en Fiscalía que mintió “porque lo presionaron” para que dijera que Mercado se había quedado en su casa la noche del 23 de diciembre de 2005, a diferencia de lo que había declarado anteriormente ante el fiscal Atienza, cuando señaló que los dos sospechosos del crimen salieron en bicicleta alrededor de las 22 horas de aquel día, regresando pasada la medianoche.

Durante la noche
Robaron en dispensario de barrio San Nicolás
Si algo faltaba era precisamente que los ladrones despojaran a un dispensario barrial de los elementos básicos para su funcionamiento

Aquellos que más necesitan de la asistencia social y sanitaria también son afectados por el accionar de los delincuentes que, en esta ocasión, ingresaron a un centro de salud ubicado en un barrio del norte de la ciudad, donde no sólo sustrajeron distintos objetos, sino que también provocaron destrozos y desórdenes.
La denuncia fue formulada por el encargado del dispensario de barrio San Nicolás, situado en la esquina de las calles Mafalda Gilli y Catamarca, Matías Bellomo, quien se presentó ante la autoridad policial a las 10.35 de la víspera para dar cuenta de lo sucedido.
El responsable de la unidad sanitaria en el mencionado sector precisó que, al hacerse presente en el lugar durante las primeras horas de la mañana de la víspera, pudo constatar que los ladrones habían logrado ingresar al dispensario, donde generaron un gran desorden, a la vez que se apropiaron de artículos de limpieza, comestibles y distintos elementos necesarios para el desarrollo de las actividades asistenciales que a diario se prestan en el lugar.

Herramientas

Sin embargo, este no fue el único hecho protagonizado por los amigos de lo ajeno.
Ayer a la mañana la Policía tomó conocimiento que autores desconocidos habían ingresado a un galpón situado en Balcarce 550, en barrio San Martín, quienes habrían logrado sustraer algunas herramientas que se encontraban depositadas en el lugar.
Por el hecho resultó damnificado Sergio Rubén García, de 46 años de edad, 
El vecino afectado refirió que dos individuos habían entrada al galpón de su propiedad, situado frente a su vivienda, con fines de robo.
Fue así que la Policía desplegó un pronto operativo que, poco después, permitió el arresto de un menor de 17 años de edad, domiciliado en barrio Nicolás Avellaneda, quien estaría involucrado en el hecho delictuoso.
La aprehensión del adolescentes se produjo en Tacuarí y Manuel Ocampo, es decir, a pocas cuadras del lugar donde se registró el hecho.


Villa Nueva
Incendio en un vehículo
Los bomberos, al llegar al lugar, inspeccionaron el auto siniestrado

Una dotación del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Villa María debió concurrir en las últimas horas de la tarde de la víspera a Villa Nueva para sofocar un incendio que se declaró en un automóvil.
El siniestro, que no alcanzó dimensiones mayores, se produjo alrededor de las 19, en la esquina de las calles Córdoba y 9 de Julio de la vecina ciudad.
Allí, minutos antes, se había prendido fuego el interior del Fiat Regatta, dominio WDF 531, propiedad de Víctor Beltramo, quien no sufrió lesiones a raíz del hecho.
Pudo saberse que las primeras llamas se iniciaron en el tablero del rodado, que no cobró mayor envergadura a raíz de la pronta acción del automovilista afectado y algunos ocasionales colaboradores.

Quemado

Un hombre de 55 años murió ayer en un hospital público de Rosario, debido a las gravísimas quemaduras que presentaba en casi todo el cuerpo, informaron fuentes policiales. 
Orlando Delgado, que se domiciliaba en Perito Moreno 762 de la localidad de Granadero Baigorria, fue hallado envuelto en llamas por un vecino que acudió en su auxilio al escuchar los gritos de dolor. 
“No se conocen todavía las circunstancias por las que Delgado apareció envuelto en llamas, pero sí que un vecino lo hizo trasladar en ambulancia hasta el Hospital “Eva Perón”, donde ingresó con el 80% del cuerpo quemado a eso de las 23.45 de anteanoche”, explicó el vocero policial. 
En la investigación interviene personal de la Comisaría 24º de Granadero Baigorria.

Trágico

Un fiscal Penal de Santiago del Estero murió cuando su automóvil volcó y chocó contra un poste en la ruta 9, a la altura de Lastenia, en Tucumán, se informó. 
Alejandro Esteban Gelid, de 50 años, quedó atrapado en el interior del vehículo, por lo que debieron cortar el auto para sacarlo y llevarlo al centro de salud, pero llegó sin vida. 
Gelid había asumido hace dos años como fiscal de la Cámara en lo Criminal Correccional de la III Nominación de Santiago del Estero. 
Los investigadores manejaban dos hipótesis sobre el accidente y se especula que un animal u otro vehículo se haya cruzado en la ruta, obligando al fiscal a realizar una brusca maniobra, o bien que el conductor se haya quedado dormido al volante.